Destacado académico de la Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas

Cesar Lambert, decano de la Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas, haciendo entrega de un reconocimiento al Prof. James Morin.

Acompañado por sus familiares, amigos y colegas de la Facultad de Ciencias Religiosas y Filosóficas de nuestro plantel, el Prof. James Morin, protagonizó la clase “Tres Dimensiones de Integración Educativa”, actividad desarrollada en el Centro de Extensión UCM Talca, el 7 de abril, en donde el académico reflexionó sobre su labor docente luego de 15 años de servicio a la institución.

“En la charla de hoy quise compartir con mi familia, cercanos, amigos y colegas lo que ha sido mi vida como estudioso y educador católico. Narrar e interpretar el camino de mi vida con la presencia de ellos es muy significativo y agrega más sentido a lo que expuse. Estoy muy agradecido por la posibilidad de jubilar y de poder seguir contribuyendo con la Universidad y la Iglesia”, señaló Morin.

¿Fue la acción social su mayor motivación en sus primeros años de trabajo?

En un momento de mi juventud estaba alejado de la Iglesia, y luego descubrí una Iglesia comprometida, una Iglesia valiente, una Iglesia que no sólo hablaba del Evangelio y su sentido, sino que lo mostraba en acción. Eso me convenció y me hizo seguirla y así descubrí a Cristo quien dio sentido a mi vida. En su momento entré al seminario, lo que fue un periodo de discernimiento vocacional. Creo que en mi caso por mi edad, a los 25 años, tenía un fuerte compromiso de acción social con la Iglesia y me sentí llamado a otra vocación no relacionada con la vida sacerdotal. Asumí una misión apostólica que me llevó por otro camino siempre siendo parte de la Iglesia, ya que el Ministerio de Cristo es tanto sacerdotal, como profético, comunitario y de servicio. Corresponde que uno como católico participe como responsable de dar testimonio en el desarrollo de estas cuatro dimensiones de la acción pastoral de la Iglesia.

¿Cómo recuerda sus años en la Universidad Católica del Maule?

Luego de 15 años en la Universidad, veo una institución que está en búsqueda de su identidad y misión. Estas se encontrarán en la medida que no sólo responda a algo que hacen todas las Universidades, que es formar alumnos para conseguir trabajo como profesional. Una Universidad Católica además tiene la misión de formar dentro de un marco de responsabilidad social, orientándose por el mensaje de Cristo sobre la presencia del reino de Dios que humaniza el mundo en relación con dar respuesta a los desafíos históricos que vivimos hoy en día. Parte de eso tiene que ver con los problemas del modelo económico que genera desigualdades, la violencia social asociada, y las amenazas al medioambiente. La UCM debe formar profesionales que asuman ser solidarios y buscar cambios a la luz del Evangelio en relación con los problemas que enfrentamos hoy en el mundo.

¿Qué mensaje entrega a sus pares?

La clave es trabajar en equipo. La Universidad moderna tiende a asilar, a fragmentar, individualizar el trabajo. Sólo en la medida que los académicos puedan compartir convicciones, interpretaciones, juicios y decisiones en torno a proyectos concretos, eso es lo que aporta al cambio. Como decía don Helder Camera, cuando fue Obispo de Recife, “Soñar solo, sólo es un sueño; cuando sueñas con otros, es el comienzo de la realidad”.

Vida Universitaria. Talca • Chile Abril de 2011 / Año 14 – N° 151. 

Advertisements